Archivo de la etiqueta: sinobra

¿Podemos tomar los medios de producción de la escritura?

¿Es posible la sinautoría en la producción literaria? O lo que es lo mismo ¿puede un colectivo de personas escribir un libro?

Una de las grandes preguntas que nos hicimos al comenzar esta investigación fue ésa. ¿Podríamos extrapolar las potencias de la sinautoría para que lo que hemos aprendido para el cine, lo pudiéramos poner en juego para crear colectiva, horizontal e inclusivamente haciendo uso de otras artes o medios de producción culturales?

Nos desafiaba sobremanera hacerlo en la literatura. Porque una de las fundadoras de CsA era escritora (no cineasta).  Había pues que pasar a analizar el modelo de producción de los libros, de la literatura, como habíamos hecho con el del cine.

El vínculo con  La Oveja Roja y con Contrabandos  nos permitía descubrir que se estaba poniendo en riesgo la producción de escritura y la propia diversidad librera (la bibliodiversidad). También nos permitía descubrir que existía un movimiento que hilaba, desde los manifiestos de ODEI y los 451, evidencias de nuevos modelos para continuar produciendo libros, que posibilitarán pensamiento (y no solo el mercantilizable).

¿Qué significaba la edición independiente, autónoma, política, contrahegemónica? ¿Cómo todo ese modelo de producción era o no tenido en cuenta por autorxs, cuyas obras eran contenidas en esos contenedores tan ignoradamente determinantes?

Comenzaremos recogiendo cómo un colectivo obrero, @cocacolaenlucha, que sí hizo uso de las redes sociales para conformarse, ha podido usar de las prácticas sinautorales para escribir su lucha. Una narración polifónica, se convierte en una “autobiografía colectiva”: una primera persona que permite a un sujeto colectivo contar la lucha que sostiene.

No tenemos dudas de que las potencias de la sinautoría se han puesto en juego: ese decirlo todo, ese suicidar todo el rato las posiciones de poder y por ultimo, la voluntad de redefinir que es una obra, su vínculo con el hacer mundo.  Todo eso ha jugado a favor de este proceso, legitimando la toma de la palabra, la ocupación de la palabra escrita desde la transcripción de relato oral. Relato oral ensamblado en una línea de tiempo. Y todo ello sostenido por una asamblea de trabajadores y trabajadoras más quienes aportábamos la “sinautoría” y la técnica de hacer libros, y todo ello puesto al servicio de izar-nos a lo real, de que los sujetos excluidos de la producción cultural, la hagan suya.

Poco a poco pues, desde aquí, reflexionaremos sobre cómo “Somos @cocacolaenlucha” se convierte en un libro ¿para consentirnos?